Connect with us

Yo Amo Canarias

La llegada de un canario a Alemania

Curiosidades

La llegada de un canario a Alemania

La llegada de un canario a Alemania. Ya hace tres años de eso. Comienzo a pensar y se me ponen los pelos de punta.

Ahora mismo tengo 30 años y si les digo la verdad, cuando tomé la decisión nunca supuse que eso hubiese sido la aventura que ha sido.

“No te comas el coco que eso es Alemania, que tampoco te vas para China” me decían y si, no es la China, pero la diferencia cultural entre los alemanes y españoles es muy grande y en muchos casos insalvable, a no ser que hagamos el gran esfuerzo de adaptarnos, que sin duda, va a ser lo más complicado, pero de eso, ya hablaremos en otro capítulo.

Desde mi silla les puedo decir que la experiencia ha merecido la pena y aunque ya esté apunto de terminarla, puedo hablarles con total conocimiento de causa de lo que es vivir, sentir, aprender, sufrir, experimentar, conocer, desconocer y demás información necesaria para vivir en un país de tantos contrastes como es el gran gigante alemán.

Como les decía, tres años de eso.

Acabante de terminar mis estudios de hostelería me fui a unas prácticas en un pequeño pueblo del Länder (traduzcámoslo como Comunidad Autónoma) Rheinland Pfalz.

Leiwen era el nombre del pueblo, 1200 habitantes y si, no les engaño, los únicos españoles en 100 km a la redonda eramos yo, mi compañero de clases que fue conmigo y una chica de Tenerife que estaba de prácticas.

Que duro fue el comienzo.

Yo, una persona que medianamente soy popular en la isla, me refiero a esos tipos que conoce a todo el mundo y saludan varias personas por la calle, de eso,  pasé a ser un don nadie, a verme haciendo camas en un hotel en el campo o cargando containers llenos de ropa bajo la lluvia. No entendía porqué las chicas te saludaban dándote la mano en vez de darte dos besos, confundido al no comprender porqué una chica se enfadaba si le decía que me gustaba ya que ella me decía que no la conocía para poder decirle ese comentario, sin entender porque nadie se reía con mis bromas y ellos-as se reían con bromas que no me hacían nada de gracia y un largo etcétera que ya les iré descubriendo en próximos artículos.

Pero créanme, mereció la pena.

 

En esta sección voy a intentar acercarles a la cultura alemana, les voy a intentar explicar los fallos que cometemos los españoles y especialmente voy a intentar darles consejos para el mayor problema que tienen los extranjeros en dicho país: la integración.

 

¡Hasta el siguiente artículo!.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Curiosidades

Trending Ahora

¡Únete Ahora!

To Top
X